lunes, febrero 21, 2005

Declaración sobre clonación humana no impedirá investigación científica


La Asamblea General de la ONU adoptó una Declaración Universal sobre
la Clonación Humana, pero su carácter no obligatorio no impedirá las
investigaciones con fines terapéuticos en los países partidarios de
que éstas prosigan.
http://www.cronica.com.mx/nota.php?idc=167915

Tras acaloradas discusiones durante tres años entre los defensores y
detractores de la clonación humana con propósitos médicos, los 191
países de la Asamblea General lograron adoptar ayer, viernes, la
Declaración Universal sobre Clonación Humana.
Aprobada por 71 votos a favor, 35 en contra y 43 abstenciones, el
documento insta a los estados miembros a tomar medidas para proteger
adecuadamente la vida humana en la aplicación de las ciencias
biológicas.
Específicamente prohíbe "todas las formas de clonación de seres
humanos en la medida en que sean incompatibles con la dignidad humana
y la protección de la vida humana".
En el documento se reconoce el imperativo de impedir la explotación de
la mujer en la aplicación de las ciencias biológicas, por ser quien
aporta los óvulos para la clonación.
"Esta declaración universal tiene el mérito de que por primera vez la
ONU se ha pronunciado de manera clara y precisa sobre la necesidad de
prohibir todas las formas de clonación", declaró a EFE el embajador de
Costa Rica, Bruno Stagno.
Costa Rica, con el apoyo de EEUU, es el país que ha liderado la
batalla para que se prohíba a nivel mundial el uso de embriones
humanos para crear células, aunque sea con propósitos médicos.
"Estamos muy satisfechos y complacidos por el hecho que después de
años de acciones, la ONU haya tomado una acción sustantiva, ya que con
esta declaración se manda un mensaje ético, moral y político a todos
los países", precisó el diplomático costarricense.
Reconoció, sin embargo, que los gobiernos pueden interpretar la
declaración de la manera que sea y actuar como quieran, puesto que no
tiene carácter vinculante, pero subrayó que es el "primer paso" hacia
otras acciones más contundentes.
La Declaración Universal sobre Clonación Humana bien podría quedar en
papel mojado, pues el grupo de países encabezados por Bélgica expresó
su intención de hacer caso omiso.
Bélgica tiene el apoyo de naciones como el Reino Unido y Singapur, que
desde hace años ya están investigando con embriones humanos, de
acuerdo con sus legislaciones nacionales.
El representante belga, Marc Pecsteen, lamentó en su explicación del
voto que el documento no refleje las diferencias profundas que existe
entre clonación con fines reproductivos y con propósitos médicos.
"Hay diferencias que creemos que son muy importantes para el interés y
el desarrollo de la ciencia", precisó.
El diplomático abogó por la posibilidad de que las técnicas de
clonación humana se utilicen para fines terapéuticos, pero siempre que
sean reguladas estrictamente por los estados.
Esta era una de sus propuestas de enmienda al documento que presentó
Honduras, pero no logró los votos necesarios para su inclusión.
Por su parte, el embajador adjunto de Singapur, Tan York Chor, rechazó
la declaración y dijo que su país se opone a un documento "que imponga
valores morales y políticos, y deje a los demás grupos excluidos".
También alzó la voz en contra el representante del Reino Unido, Gavin
Watson, quien argumentó que la declaración "puede interpretarse como
un llamamiento a la prohibición total de todas las formas de clonación
humana".
Declaró que debido a que el documento no es de obligado cumplimiento,
su país continuará desarrollado investigaciones científicas que ayuden
a salvar vidas humanas.
Tras la adopción de la declaración, Alemania ya expresó su intención
de promover nuevas negociaciones para la redacción de una Convención
Internacional para la Prohibición de la Clonación Humana.
El Gobierno alemán, cuyas leyes prohíben la clonación humana, ha
mostrado una posición muy ambivalente durante las discusiones y en
esta ocasión votó a favor de la Declaración, pese que antes se había
decantado por la postura del grupo liderado por Bélgica.
La elaboración de una Convención es una idea que los países de la ONU
vienen negociando desde 2001 sin fruto alguno debido a las profundas
diferencias en lo referente a la clonación con propósitos curativos
que los separan.