sábado, febrero 26, 2005

Manipulando los átomos se puede retrasar el envejecimiento y hasta teletransportarse


Metido en un manglar en La Florida y atravesado por una flecha, Juan
Ponce de León, el conquistador español que buscó la fuente de la
eterna juventud, debió pensar que con él moría la posibilidad de nunca
envejecer. Y murió, o al menos se refundió y se volvió un mito.

Hasta que hace poco los expertos en nanotecnología entendieron que si
distribuyen los átomos de otra manera, si manipulan la naturaleza y
rediseñan las moléculas, pueden llegar a invertir el proceso de
envejecimiento.

Esa palabra sonará en el mundo este año: nanotecnología, que vienen de
nanómetro, una medida tan diminuta que equivale solo a una
milmollonésima de metro, según el científico colombiano Andrés
Jaramillo Botero, a cargo del taller en nanotecnología computacional e
ingeniería molecular que se hizo esta semana en Cali.

"Para darle una proporción, un glóbulo rojo en la sangre tiene un
diámetro de 8.000 nanómetros. Nosotros trabajamos por debajo de los
100 nanómetros".

Las posibilidades son tan fantásticas que según el científico Eric
Drexler, el mayor impulsor de los nanosistemas: "puestos en orden de
una manera, los átomos componen aire, tierra o agua. Con otro diseño,
los átomos forman fabulosas fresas frescas".

Por ahora, los científicos buscan crear computadores con un billón de
procesadores, sistemas de energía solar baratos y aparatos médicos
capaces de destruir patógenos y reparar tejidos.

Pero hay más. Jaramillo Botero, uno de los científicos más importantes
del país, profesor de la Universidad Javeriana de Cali e ingeniero
electrónico con experiencia en el Jet Propulsion Laboratory de la
Nasa-Caltech, asegura que con esta tecnología que se mueve entre
átomos podríamos realizar el sueño de teletransportarnos sin importar
la distancia, de conseguir la cura del cáncer o de vivir por siempre.

La tecnología incluiría someter al paciente a operaciones ejecutadas
por robots inmersos en la corriente sanguínea que se operarían a
control remoto. Compuesta por puntos magnéticos, la nano usa átomos en
níquel o cobalto de tamaños minúsculos con mayor capacidad que nunca
antes. Por ahora se aplica en discos de computador y cosméticos.

Según este científico, las moléculas interactúan entre sí y vibran
rápidamente. Si se simula por computador su movimiento y se crean
modelos virales, se pueden conseguir curas para enfermedades tras
diseñar la estructura del virus, analizar su comportamiento en el
computador y producir una droga que lo atrape al entrar a las células
y que le impida reproducirse.

Para lograrlo, los científicos están desarrollando una tecnología
asombrosa: manipuladores atómicos capaces de dominar el átomo para
sintetizarlo y convertirlo en moléculas de otro tipo luego de
transportarlo a velocidades cercanas a las de la luz.

Según Jaramillo, esto cambiaría nuestra forma de vivir porque podría
nacer la reconstrucción biológica de los seres humanos. "El asunto es
reorganizar la materia a nuestro antojo. El impacto será tremendo en
salud porque el decaimiento viene por deterioro de las células. A una
persona con un tumor puede reorganizársele la estructura molecular
para volverla una materia normal.

"Ya estamos avanzados en la teoría, la modelación y simulación, y la
tecnología está en proceso. De ahí se derivará la teleportación
cuántica", o el sueño de transportarse de un lado al otro en cuestión
de segundos.

"Hay otra corriente que es la electrónica convencional que miniaturiza
los equipos a dimensiones por debajo de los nanómetros. O la
manipulación genética directa, que no es remplazar genes para crear
clones, sino partir de la materia prima atómica para hacerlo".

Además, se espera que este año se noten sus usos en temas más comunes
como el hecho de que la pintura de los carros será más brillante, de
que las ventanas se limpien solas gracias a aplicaciones en el cristal
y que las baterías de los celulares sean más pequeñas.

La intención de la nanotecnología es controlar la tecnología a nivel
atómico. Lo que se hace y se busca es manipularla directamente el
átomo, con medios mecánicos, como armando un rompecabezas.

ENRIQUE PATIÑO
Redactor de EL TIEMPO
http://eltiempo.terra.com.co/cien/noticiascientificas/ARTICULO-WEB-_NOTA_INTERIOR-1982289.html